Home
Planeta Willy

Valoració 
0
(0 vots)

Idioma 
Español
Autor 
Il·lustrador 
ISBN 
978-84-16003389
Editorial 
Format 
Tapa dura
Última edició 
2015
Pàgines 
36
15,00€
Resum 
Willy viene de otro planeta y por eso hay muchas cosas que no sabía hacer cuando nació. No podía respirar bien ni comer bien como el resto de peques. Tuvo que adaptarse a nuestra atmósfera y también acostumbrarse a comer. Los habitantes de su planeta no necesitan comer para vivir, pero tampoco necesitan hablar para comunicarse; tienen suficiente con darse la mano o mirarse a los ojos. Por eso sus padres le han enseñado a comunicarse por signos, que le resulta más fácil. Con quien mejor se comunica es con su hermana, que es la que parece entender mejor a Willy y que muchas veces le hace de intérprete. Willy puede ser muy cabezón, cuando se propone algo, pero es abierto y muy cariñoso, demasiado para algunas personas terrícolas. En su planeta las muestras de cariño continuas son algo habitual. A Willy le ha costado adaptarse a nuestro planeta y estuvo a punto de marchar, pero por suerte para sus padres decidió quedarse, pues en nuestro planeta puede disfrutar de cosas tan magníficas como los coches, las vacas y la música a todo volumen, además de su maravillosa hermana Olivia.

En este álbum de carácter autobiográfico, Birte Müller, la autora e ilustradora, nos introduce en la vida de Willy y en lo que significa vivir con él. Willy, su hijo, nació con síndrome de Down, con una trisomía 21, un cromosoma de más. Y aunque la vida con Willy a veces puede pasar por momentos difíciles, Willy es una persona feliz que hace felices a muchas otras personas.
 
 

Álbum nominado al Premio de Literatura Infantil y Juvenil de Alemania 2013

Opinió 
Planeta Willy nos presenta Willy, un niño diferente, que como dice su madre, viene de otro planeta.
El libro está escrito e ilustrado por la madre de Willy, Birte, y describe por capítulos el día a día de su hijo. Por ejemplo, narra como fue su llegada al mundo y la reacción de la familia, lo difícil que fue enseñarle a comer o hacerle entender que no todas las personas quieren ser abrazadas. 
Con este libro, siendo madre, he aprendido que todos los niños son distintos y especiales y que cada uno tiene su ritmo vital y de aprendizaje. No es que no lo supiera, simplemente a veces se me olvida. No estamos criando robots o fotocopias, tenemos personitas entre nuestras manos, cada una con sus características y particularidades.
Con una narración directa, sincera y tierna, Birta nos acerca a la realidad de muchas familias con niños con síndrome de Down y las dificultades que se encuentran en una sociedad que no entiende de diferencias. Lo diferente es raro y por tanto nos asusta. Seamos valientes y aceptemos la diferencias con la naturalidad que nos las describe Birta.
Destaquem 
Recomiendo este álbum por su sinceridad, por su ternura y lo recomiendo para muchos niños y mayores, para que seamos conscientes de las diferencias y seamos más empáticos.