Home
Escuela y Literatura

Valoració 
0
(0 vots)

Potser també t'interessi

Resum 
Descubrimos nuestro compromiso con la educación.
Opinió 
Durante los últimos años hemos abierto una línea de servicio en escuelas para acercarnos a la realidad en las aulas con un objetivo: valorar el papel de la literatura. En un momento de cambio social, donde parece que incrementa el nivel de compromiso por la educación, desde círculos familiares y profesionales, observamos una propuesta más proactiva de aprendizaje de contenidos. Juegos, proyectos y emociones entran como medidas de impacto y prometen revolucionar el caduco sistema que cursamos durante la etapa escolar los padres y madres de hoy en día. Esperábamos este momento y deseamos que la comunidad educativa, incluyendo a familias claro está en primer término, dé apoyo y refuerce esta línea.

Sin embargo, creo que la literatura continúa infravalorada frente al potencial que tiene en este nuevo terreno. ¿Qué ofrece la literatura? Pues un sinfín de matices, contenidos y aptitudes por desarrollar. 
¿De dónde surgen las historias de detectives para desarrollar juegos de mesa? 
¿Dónde está el origen de juegos de rol con batallas épicas?
¿Cómo se cultiva la creatividad para poner en práctica programas de juego, digamos por ejemplo, vía scratch?
La respuesta siempre es la misma: en los libros.

En la literatura infantil y juvenil encontramos experiencias narradas de batallas, aventuras, estrategias, experimentos, descubrimientos y enigmas. Por esta razón, sale del entorno exclusivo de las áreas de lengua y literatura para ponerse al servicio del proyecto escolar y dar respuesta a acciones de cualquier área o competencia. 

Vamos a imaginar que planteamos un proyecto de detectives. La primera pregunta será cuál es el objetivo del proyecto. Podemos responder, por ejemplo, explorar las relaciones entre ciencia y arte. Estaría bien que atendiera a una cuestión social: digamos, incrementar el interés y asistencia a museos pictóricos. Las competencias a desarrollar del proyecto las veremos como consecuencia.
Bien, debemos marcar un escenario: un museo. Un caso: un asesinato. Un sospechoso: el guarda del museo. Y unos protagonistas: un grupo de alumnos que fueron de visita.
El objetivo para los alumnos: descubrir el verdadero asesino.
En una sala de la biblioteca o, en caso de que lo permitan, en una sala de taller de un museo, exponemos las muestras y pistas. Si incorporamos pistas relacionadas con el material de pintura: lienzos con doble fondo y pintura derramada con componente químico venenoso o natural... Y un análisis de componentes para cotejar con ropa descubierta en el lugar de los hechos con manchas de la misma composición...
Ya tenemos juego. ¿Competencias? Observación del medio, diálogo, trabajo en equipo, comunicación... ¿Cuál es la base para que cuadren las pistas y el juego sea redondo? Un libro. Una lectura. Una puerta a la imaginación. Se me ocurre un libro donde los cuadros o los museos sean protagonistas o escenarios. Podría ser Los libros de Otrolugar, O la tabla de flandes... Esos libros no son solo para emular el escenario y el caso, sino también para plantear estilo, generar ideas y mostrar referencias.

Los-libros-de-Otrolugar-portada-LosCuentosdeBastian

Me gusta el trabajo que desarrollamos en Los Cuentos de Bastian en esta línea, porque facilitamos ideas y su origen está siempre en los libros.

Con esta idea, rompemos dos reglas:
  1. Los libros no son sólo para el área de literatura y lengua
  2. Los libros están al servicio de proyectos de aula 
Entonces cambiamos la premisa: "los libros son para aprender a leer", por "los libros ayudan a generar proyectos creativos y despiertan la motivación". ¿De quién? De alumnos, maestros y padres.
Obviamente es obligatorio aprender a leer, como también lo es aprender a ir solo por la calle, alimentarse adecuadamente o hacer ejercicio diario. Pero eso es la primera fase de cualquier aprendizaje, que va unida a la creación del hábito.
Si incorporamos la literatura en proyectos creativos, cambia la percepción del alumno, que pasa a relacionar literatura con herramienta de entretenimiento.
Y no solo es entretenimiento para el alumno, sino que el educador adulto también encuentra el beneficio al optar a una base muchísimo más amplia de generación de ideas y acciones.
De ahí nuestro empeño en dar servicio a las escuelas, pues el apoyo de un equipo creativo con amplio conocimiento de bibliografía lij (literatura infantil y juvenil), permite aliviar la fase de búsqueda, creación y diseño de dinámicas para proyectos de aprendizaje.

Es altamente atractivo y adictivo, no tengáis ninguna duda.
Te esperamos en el próximo juego.