Si fueras una obra de arte, ¿qué te gustaría ser? 

¿JUEGAS CON NOSOTROS? 15 MAYO EN TWITTER

Este sábado, no te pierdas si estás cerca de Vilanova la 2a edición del Conte Va! Va de contes.

10 MAYO DURANTE TODO EL DÍA EN VILANOVA

 @contevadecontes @cuentosbastian @ThuleEdiciones 

A #LENIGMACUBIK

Emprendemos con El Club de Bastian, club literario para familias y maestros. Déjanos entrar en tu casa. Innovamos y creamos con los libros para ti.

Los cuentos y libros de Bastian emprende una nueva propuesta para compartir lectura. ¿Te apuntas?

Suscripción newsletter


Facebook

El Cuento. El Ave de Mil Colores (L'Ocell de Mil Colors)

Inauguramos este nuevo apartado: EL CUENTO. Se trata de un cuento que tendrá continuidad. El objetivo es dar a los adultos herramientas e ideas para compartir momentos con vuestros pequeños. Superar miedos, explicar realidades de la vida cotidiana, aprender a conoceros. Podéis leerlo al pie de la letra o hacer vuestra propia interpretación. Utilizadlo como se os antoje, vosotros sois quien mejor conocéis a vuestros pequeños para adaptarlo según vuestra conveniencia.

Periódicamente aparecerán nuevos capítulos. Aquí os presentamos el escenario y los personajes principales. También podéis cambiar los nombres y hacer que ELLOS SEAN LOS PROTAGONISTAS. Cualquier idea o preocupación que queráis transformar en cuento... comentádnosla y os ayudaremos!

¡Deseamos que os guste!

Imagen: El Ave de Mil Colores (Base), Anabel Allevato. ¡MUCHAS GRACIAS ANABEL POR PRESTARNOS TU TALENTO!

Música: D. 957 Schubert, Serenade. The Royal Schubert Orchestra. (Spotify) Os propongo escuchéis esta música de fondo al tiempo que contáis el cuento o a modo de introducción. Os recomiendo escucharla de fondo con volumen muy bajito, casi imperceptible, para que llegue al subconsciente y al corazón. SI QUIERES ESCUCHAR LA MÚSICA HAZ CLICK AQUÍ. ¡Shhhhhht!

Cuento: Silvia Cartañá para Los Cuentos de Bastian© Prohibida su reproducción sin el consentimiento expreso del autor y el equipo de Los Cuentos de Bastian

 

El Ave de Mil Colores

Inés dormía todas las noches en su camita. Sólo acudía a la cama de sus papás cuando se encontraba enferma, entonces la dejaban subirse y acurrucarse en medio de los dos, calentita, calentita y envuelta con mucho amor. Los días que no tenía mocos, hasta que el reloj no marcaba las 8 de la mañana... “está terminantemente prohibido, levantarse de la cama y mucho más prohibido acercarse a la cama de papá y mamá, despertarlos y subirse en ella”. Así se lo tenían dicho. Pero lo cierto es que no le hacía falta. Acostumbraba a dormir muy tranquilita toda la noche y no se despertaba hasta cerca de las 8h. Los días que se despertaba antes, se había acostumbrado a ir al comedor o a la habitación de juegos y pasar un ratito, hasta que el sol y el reloj indicaban que ya era un buen momento para que papá y mamá se despertaran y todos se pusieran a desayunar. Su hermanito pequeño ya tenía casi 2 años y también se empezaba a acostumbrar a acatar esta norma. Los dos se hacían compañía juntitos y jugando. Inés a menudo le explicaba un cuento a su hermanito, mientras hacía tiempo para que se despertaran sus papás.

Pero una noche, se despertó de repente. Había tenido una pesadilla. ¡Alguien robaba a su hermanito y la perseguía a ella para comérsela! ¡Aghhhhh!!! Había que despertar a papá y mamá para que los salvara!!! ¡Paaaaaaaaaaaaaaaaaapi, maaaaaaaaaaaaaaaaami... que se nos llevaaaaaaaan!

Papá y mamá se levantaron sobresaltados. ¿Qué estará ocurriendo en la habitación de los niños? El pequeño se despertó y se puso a llorar.

-¿Qué te pasa pequeña? – preguntó mamá acudiendo a la habitación de Inés - ¿Por qué te has despertado?

-Pues resulta – respondió ella muy acelerada y nerviosa – que había un malo, malote que se nos quería llevar.

Su mamá acostumbraba a dormirla diciéndole que debía soñar cosas bonitas... y ¡aquello no era nada bonito!!!

-Uy, uy, uy... pues esto es muy grave y tendremos que poner solución al asunto, inmediatamente.

-¿Y cómo lo solucionaremos mami? – se preocupó Inés

-Pues habrá que llamar al único que lo puede solucionar – afirmó tajante -.

-¿Y quién es ése mami?

-¿No conoces al Ave de Mil Colores?

-No mami.

-Pues creo que ha llegado el momento de que te lo presente.

-¿Y dónde está?¿Y quién es?

-Vuélvete a dormir, pequeña, soñaremos juntas y te lo enseñaré.

Y así lo hizo.

...

Se pusieron a dormir de nuevo. Inés no sabía lo que iba a ocurrir. Un misterio, una aventura... En cuanto cayó dormida, abrió de nuevo los ojos y allí estaba su madre, a su lado.

-Te voy a contar un secreto – le susurró su mamá -, hace muchos años que conocí al Ave de Mil Colores. Viene en mis sueños, cuando tengo miedo, cuando me persiguen, cuando me siento sola, cuando estoy triste, cuando amenaza un monstruo feo y apestoso... Es mi Ave de Mil Colores, ¿sabes? Cierro los ojos, pienso en él y aparece. Es mágico, no le tengo que llamar, ni silbar, ni cantar. Tan solo cierro los ojos. Entonces aparece volando. Es muy grande, tan grande, que podría ser yo como un elefante y aún así aguantaría mi peso. Vuela bajo, muy bajo, y me cojo a sus alas y subo encima suyo y salimos volando... directos hacia el cielo... arriba y arriba y más arriba aún. Y vamos dejando abajo las casitas, los monstruos feos y apestosos, los malos malotes, los miedos, las tristezas, las preocupaciones. Todo se hace chiquitito, chiquitito. Pasamos por encima de las nubes, que me refrescan con sus gotitas de lluvia. Y entramos en mundos, ciudades y países maravillosos que jamás hayas conocido, visitamos lugares fantásticos y vivimos aventuras inolvidables.

El Ave de Mil Colores ha visto tantos lugares que siempre tiene historias maravillosas que contar y conoce a personas increíbles de las que me habla y me explica... y, a veces, ¡incluso hasta las llego a conocer!

Somos íntimos amigos. Me conoce muy bien y yo... yo confío en él. Porque sé que siempre está allí, preparado para rescatarme, allá donde los humanos no llegan... en nuestros sueños.

-Y ¿cómo es? – se interesó la pequeña -.

-Pues tiene pintadas sus alas de todos los colores que puedas imaginar y millones y millones de plumas que lo hacen blandito y calentito. Es grande y poderoso y su sonrisa no tiene fin.

-¿Y yo puedo verlo? – añadió Inés -.

-Puedes verlo y conocerlo. Allí viene ¿y sabes con quién?

Imagen inicial El Ave de Mil Colores

-¿Quién es ese Ave más pequeñín pero tan grande para mí?

-Pues ese es tu Ave de Mil Colores. ¿Sabes? todos tenemos un Ave que nos rescata. Todos tenemos un Ave en quien confiar. Ya sabes, en tus sueños, cuando vengan los monstruos, sólo tienes que cerrar los ojos y pensar en tu Ave de Mil Colores. Y en un momento allí estará. Para llevarte allá donde no puedas imaginar, y aún más allá.

-Mami.

-¿Dime mi niña?

-Esta noche dormiré solita...

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • You may insert videos with [video:URL]
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato