Home
#LIJparalaPaz Resumen charla tuitera

Valoración 
0
(0 votos)
Colaborador 

Quizás también te interese

Resumen 
#LIJparalaPaz es el HT que escogimos esta vez para la charla tuitera del mes, organizada por nuestra amiga @ranaencantada, desde Caracas, y nosotros @CuentosBastian, desde Barcelona.
Opinión 
Estaba cerca el Día Escolar de la No Violencia y decidimos que es una buena razón para hablar de LIJ relacionada. Queríamos contrastar la no-violencia y la paz, la empatía por encima del acoso, y la literatura infantil y juvenil como una herramienta que siempre invita a pensar y conversar acerca de múltiples realidades de nuestra sociedad.
Nos preguntaron por la guerra, si parece inherente a la condición humana. Y, si es así ¿de qué sirve educar en la paz? Un comienzo muy potente. Respondíamos que ver el mundo con ojos de “no-violencia” implica una actitud, que puede adquirirse y que, por tanto, se puede educar. Añadiría que dicha actitud, mirar la vida con ojos de no-violencia, se puede y se debe educar.

La pregunta venía entonces por cómo enfocar los libros de guerra, refiriéndose a libros llamados “infantiles”. Existen libros de todas las realidades, pues los libros no son más que historias de realidades desde el punto de vista más subjetivo que puede ofrecer un autor. Su lectura implica, a su vez, la visión absolutamente subjetiva de cada lector. Por tanto, de una realidad, existen múltiples interpretaciones con huella ilustrada. Es en la huella que dejan los libros donde podemos analizar una realidad, comprobar su complejidad por las múltiples interpretaciones y deducir que todas y cada una merecen respeto. En este sentido, estaremos respetando tanto la interpretación y, por tanto, la opinión personal de cada persona (lector y autor), como la realidad en sí. Aquí está el objeto del libro, que permite la reflexión introspectiva, primero, y compartida en sociedad, después, de pedazos de realidad. Y volvemos a la conclusión de que la lectura es verdaderamente un acto social.

Y de aquí surge una nueva relación, ¿de qué sirven antiguas moralejas conclusivas de los cuentos si es inherente a la lectura y a cada lector, individual y social? Recordemos que el origen de los cuentos está en la enseñanza a la sociedad analfabeta y, posteriormente, relegado al público infantil. Es aquí cuando insisto en lo poco acertado de llamar a los cuentos o a determinada literatura “infantil”. Si nos hacen reflexionar de manera personal y colectiva, ¿por qué reducir su difusión al público infantil? Quizás compartiendo los mayores más cuentos, álbumes ilustrados y textos de índole aventurera, comprendiéramos la razón social que traman detrás y adquiriéramos más el hábito de ejercicios de introspección y conversación social. Así el hábito de educar en la conversación a los niños y jóvenes sería un traspaso de costumbres más natural. Y quizás así, comprenderían ellos que el fin de la guerra empieza por la reflexión y conversación de la no-violencia, por adquirir el hábito del respeto social y que, en consecuencia, alcanzaríamos un pedacito mayor de paz mediante la dialéctica que derivaría en paz social.

Los niños aprenden de lo que ven. De poco sirve contarles un cuento si no les acostumbramos a preguntar. Que pregunten, que cuestionen y se acostumbren a resolver conflictos con el diálogo. Existen libros de temática bélica, libros tristes, de esperanza, de ilusión, de no-violencia, de ausencia o insistencia de conflicto. Existen libros que provocan conversaciones – diría que todos – y libros resignados, esperanzados, alegres y velados. “¿Y qué ocurre si reciben un mensaje equivocado con la lectura de un libro?”. Conversemos y salgamos de dudas. Veamos cuáles fueron sus interpretaciones, las de niños o jóvenes, y las nuestras, los adultos educadores, y dialoguemos para encontrar quizás una base común, una razón que aliente la no-violencia. Busquemos libros abiertos, en el sentido más literario, cuyo fin muestre múltiples posibilidades y, ¿por qué no? Acostumbremos a esos niños a contemplar la no-violencia como la salida más victoriosa de la guerra diaria con nosotros mismos, antes que con el resto del mundo. El ser es dual y los niños deben saberlo. No se trata de enseñarles como NO se debe ser, porque ello puede comportar incoherencias intrínsecas a su manera de discurrir, sino cómo gestionar la no-violencia en cada paso y cómo adquirir una actitud de compromiso con la palabra “respeto”.

Me gusta conversar acerca de la literatura infantil como la oportunidad de conocer el mundo a través del otro. Es el primer paso para practicar la empatía. El diálogo interno y social que comporta la Lij es la herramienta del educador para guiar y orientar a niños y jóvenes en el conocimiento de la sociedad y de lo que le rodea, al tiempo que se conoce a uno mismo y va modelando su actitud para con el mundo. Y aquí llega una palabra relevante, la “coherencia”: ante una realidad violenta, la LIJ nos ayuda a mostrar realidades y opciones de vida múltiples. La lectura junto al diálogo crea oportunidades de ver que es posible una realidad distinta a la que presenta un escenario de guerra. Quizás son estos libros los que incorporaríamos en una temática antibelicista o de no-violencia o lo que hemos denominado #LIJparalaPaz. Consideremos aquellos libros que permiten una lectura y diálogo para contemplar alternativas de vida no-violenta. Busquemos modelos positivos, biografías y cuentos que nos permitan reflexionar y compartir experiencias lectoras, y crezcamos juntos.

Y, sobre todo, valoremos la figura del mediador. Lo encontramos con nombres diversos, como educador, orientador o guía y nos referimos a todos nosotros, padres, madres, maestros y maestras. Somos todos los que acompañamos a niños y jóvenes en la aventura de leer, aprendiendo a reflexionar y cuestionar realidades sociales. El mediador selecciona y planifica, se ha formado con lecturas múltiples que le han ayudado, a su vez, a reflexionar también sobre cuestiones sociales. Por ello es destacable que los mayores podemos seguir leyendo libros, también los infantiles, porque, precisamente, por su capacidad de movernos a la reflexión, quizás el término infantil no sea el adecuado.
Destacamos 
Destacamos los siguientes libros:
El-Deshielo-Riki-Blanco-A-Buen-Paso-LosCuentosdeBastianLos-conquistadores-David-McKee-Kokinos-LosCuentosdeBastian 
El deshielo o Los conquistadores, dos formas de desterrar la guerra desde otro ángulo más cordial.

Flon-flon-y-Musina-port-SM-Elzbieta-LosCuentosdeBastianDe-como-Fabian-acabo-la-guerra-port-Corimbo-LosCuentosdeBastian
Flon-flon y Musina o De cómo Fabián acabó la guerra, dos ejemplos de tristeza y esperanza.

La-isla-de-las-cartas-perdidas-Babulinka-port-LosCuentosdeBastian
La isla de las cartas perdidas, por la relevancia de expresar sentimientos.

un-poco-de-mal-humor-isabelle-Carrier-port-Juventud-LosCuentosdeBastian
Un poco de mal humor, por la diversidad de interpretaciones.

Los-niños-no-quieren-la-guerra-port-Eric-Battut-Juventud-LosCuentosdeBastian
Los niños no quieren la guerra, para enfocarlo de frente y directo.

Alicia-en-el-pais-de-las-maravillas-port-Juventud-LosCuentosdeBastian
Alicia en el país de las maravillas, por emplear la dialéctica para la resolución de conflictos.

La-noche-estrellada-port-BFE-LosCuentosdeBastian
La noche estrellada, por cuánto expresa sin llegar a decir. Observen en su interior el gran dragón rojo frente al acoso.

Felicio-rey-del-rebaño-port-Algar-LosCuentosdeBastian
Felicio rey del rebaño, debatiendo sobre poder y política.

Hilo-sin-fin-port-Juventud-LosCuentosdeBastian
Hilo sin fin, para tejer empatía.

El-rey-de-casi-todo-port-LosCuentosdeBastian
El rey de casi todo, hablando de poderosos.

la-bibliotecaria-de-Basora-port-Juventud-LosCuentosdeBastianWangari-Jeanette-Winter-port-Ekare-LosCuentosdeBastianLa-calle-es-libre-port-Ekare-LosCuentosdeBastianLos-tres-erizos-Javier-Saez-Castan-port-Ekare-LosCuentosdeBastian
La bibliotecaria de Basora, Wangari, La calle es libre o Los tres erizos, para ver cómo la determinación, justicia y cooperación pueden lograr cambios.

El-diario-de-Ana-Frank-DeBolsillo-port-LosCuentosdeBastian
Anne Frank, para ponerse en el lugar de otros.

Paso-a-paso-port-Ekare-LosCuentosdeBastian
Paso a paso, para denunciar el peligro de las bombas.

Bolobo-Nono-Granero-port-Milrazones-port-LosCuentosdeBastian
Brindo por Bolobo, por no ceder a presiones sociales que etiquetan y provocan conflicto.

Yo-sere-tres-mil-millones-de-niños-Edelvives-port-LosCuentosdeBastiantengo-derecho-a-ser-niño-port-Serres-LosCuentosdeBastian
Yo seré tres mil millones de niños, Tengo derecho a ser niño, Quien conoce sus derechos, puede construir sobre ellos.
 
Concluimos con palabras de @ranaencantada 
“La #LIJparalaPaz es un vehículo para la cercanía afectiva y el desarrollo de la inteligencia emocional. La #LIJparalaPaz apoya el descubrimiento de un poder personal capaz de construir bienestar para el individuo y su entorno”, Y añado, “con la empatía como gran catalizador de amistad y no-violencia”.
Aquí os dejamos un vídeo de ]]>@ranaencantada]]> de su ciclo #postalesparalapaz

 
Agradecemos la colaboración tan activa en esta charla de ]]>@dvlmLIJ]]> y os invitamos a la nuestra charla tuitera del próximo mes.
Si buscas algún libro que no lleva enlace de portada, consulta con nosotros disponibilidad, escribiendo a tienda@loscuentosdebastian.com 

Recursos relacionados