Home
Lo que queda de las vacaciones

Artículo. Relajación creativa al leer en vacaciones

Valoración 
0
(0 votos)
Resumen 
Tras las vacaciones de verano, recordamos los mejores momentos.
Opinión 
Las vacaciones tienen un nosequé especial. Probablemente tiene mucho que ver el cambio de hábitos y la compañía de familia y amigos. Nos quitamos de encima la rutina para vivir durante unos días la emoción de la improvisación. Hay quien planifica sus días de vacaciones con gran cautela, para que no ocurra nada que no estuviera previsto: desayunos, idas y venidas, excursiones, barcos, coches o aeropuertos. 

Vacaciones-y-libros-2017-LosCuentosdeBastian



En nuestro caso es algo diferente, pues la planificación es la justa para decidir, si cabe, dónde estaremos durante los días vacacionales. Mantenemos el silencio matinal, que nos despierta con una brisa fresca con la que decidimos adónde iremos ese día. Norte, Sur, Mar o Montaña. Nuestro destino lo marcan los vientos. El desayuno de la mañana se cubre de letras a la ansiada sombra, que nos contarán a cada uno las noticias diarias, el asalto pirata, la visita a la cueva misteriosa o un gran descubrimiento. Esa primera lectura inspira nuestro día, para decidir a dónde ir, para iniciar una conversación de confidencias, para pronunciar un nuevo reto y para escribir, al final del día, lo que fue una aventura.

Nuestras vacaciones están bañadas por el sol radiante del verano y nutridas de sonrisas cómplices de hazañas imaginadas. ¿Se diferencian de un día cualquiera en invierno? Quizás sí, por la relajación del momento lector, por la extensión del tiempo de digestión lectora, por la amplitud de campo creativo y por la profundidad del diálogo compartido entre familia y amigos. Cada vez que veo a mis hijos jugando con nosotros o entre amigos, me maravillo de la gran capacidad de inventar roles fantásticos y gestas heroicas. Misterio, aventura, enigmas, guerra, tregua, diálogo y paz, venciendo al enemigo, son sus entretenimientos que se enriquecen a diario, alimentados por lecturas sugerentes. La mejor digestión de la lectura de aventuras se realiza poniendo en práctica las hazañas de los grandes protagonistas. El terreno de juego, durante las vacaciones, se extiende en el espacio y el tiempo, para culminar la fase más creativa de todo el año.

Cuando llegamos de vuelta a la rutina del hogar, el trabajo y la escuela, repasamos los momentos más gloriosos de las vacaciones. Y entonces, me pregunto por qué la típica redacción del primer día, "cómo pasaste las vacaciones", no se transforma en redacciones de lugares fantásticos, enemigos perversos a quien enfrentarse, peligros superados y satisfacciones colectivas. Y si tras esas redacciones, pudiéramos conversar también acerca de qué lecturas y películas alimentaron dicha diversión, podríamos pasar tiempo hablando de letras, personajes y retos de un modo práctico y emocionante. Quizás unos pidieran ayuda a los otros para superar nuevos retos y algunos se atrevieran a lanzarse al vacío imaginario que, por miedo, no habían hecho antes. Quizás entonces, la aventura se alarga más allá de las vacaciones para entrar en el grupo de amigos de la escuela y, ¿por qué no?, contagiar a ese maestro y esa maestra de mirada pícara y sonrisa de reto.
Espero con entusiasmo conocer vuestras verdaderas vacaciones, las más fantásticas que pudisteis imaginar.

Recursos relacionados