Home
Un poco perdido (Formato grande)

Valoración 
5
Promedio: 5 (1 voto)

Idioma 
Español
Autor 
Ilustrador 
ISBN 
978-84-93755-29-4
Editorial 
Formato 
Tapa dura
Última edición 
2011
Páginas 
32
15,00€

Quizás también te interese

Resumen 
Un búho pequeñito que cae de su rama. Todos los animales lo ven, pero el único que se acerca a ayudarle es la ardilla. Entran en un juego encadenado en el que, con las descripciones del buhito, la ardilla trata de acertar quién es la madre del pequeñín. ¿Éste? no, ¿éste? tampoco... todos los posibles candidatos se quedan callados, a pesar de ser más grandes, no le ayudan... hasta que encuentran una rana...
Opinión 
“Nunca valoramos el verdadero estado de nuestra situación hasta que la contraria nos lo muestra, ni sabemos apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos.”, Daniel Defoe, en Robinson Crusoe
Un buhíto perdido, ¿qué debe hacer? ¿a quién acudir?

Una ilustración impactante por su sencillez y su juego de sombras coloreadas, permiten que el niño centre la atención donde la acción lo requiere. Palabras y frases muy simples que convierten las adivinanzas en un juego divertido hasta encontrar a la mamá. Hasta aquí, muy tierno.
 
¿Se acaba aquí? No. ¿Por qué? Porque podemos llevarlo mucho más allá, si caemos en la cuenta de qué comen los búhos. ¿Osos? No, ¿Elefantes? No ¿Ardillas o ranas?... Claro, ¡cómo no nos hemos dado cuenta! Por eso ninguno de los otros animales se atreve a ayudar, porque desconfían del buhito. ¿Qué se desprende de este cuento? No es una serie encadenada de amigos que forman equipo para ayudar al búho. Se trata de una historia de ayuda totalmente desinteresada. La ardilla y la rana ayudan, A PESAR DE PONER EN PELIGRO SU VIDA. Un pequeño es un pequeño, sea cual sea su origen, hay que acompañarlo y devolverlo a su familia. Eso es, ayudar a una familia. Tal es la generosidad, que la madre búho renuncia a su instinto carnívoro para agradecer a los que ayudaron a su pequeño... y les invita a tomar un té...
Destacamos 
A partir de 3 años, incluso de dos, podemos explicar esta historia a los niños y niñas de la manera más sencilla, un poco más adelante, podemos pedirles que nos la expliquen ellos y de aquí jugar a las adivinanzas de ¿qué animal es? Cuando ya son “mayorcitos”, este cuento puede ser el inicio de la aventura de la vida en el bosque, enseñando ¿quién depende de quién en la naturaleza? Al tiempo que conversamos acerca de cómo actuar ante situaciones inesperadas, como encontrarse perdido. 
Para jugar, para leer, para admirar y también para aprender.