Home
Una pizca de pimienta

Valoración 
0
(0 votos)

Idioma 
Español
Autor 
Ilustrador 
ISBN 
978-84-26134035
Editorial 
Formato 
Tapa dura
Última edición 
2014
Páginas 
32
13,50€
Resumen 
El Gato, la Ardilla y el Pato hacen la mejor sopa de calabaza del mundo, pero se les ha acabado la sal y tienen que ir a la ciudad a comprar. El Pato, que no ha estado nunca en la ciudad, se empeña en comprar pimienta, y se pierde. Finalmente el Gato y la Ardilla lo encuentran y vuelven a casa, pero ¿seguirá siendo la sopa de calabaza la mejor del mundo, con una pizca de sal y ahora con la pizca de pimienta que pone el Pato?
Un álbum para compartir adultos y niños sobre la amistad y cómo solucionar algunos pequeños problemas y conflictos. 
 
Opinión 
¿Recuerdas la primera parte? Se llama Sopa de calabaza y contaba la historia de un gato, una ardilla y un pato que viven juntos en una cabaña y comparten tareas, juegos, alegrías y discusiones. En esta ocasión se les ha acabado la sal y tienen que ir a la ciudad a buscar más. Pato les pide acompañarles y ahí empieza el lío. Pato no sigue las recomendaciones de sus amigos y se pierde... ¿Lograrán encontrarlo? Toda una aventura por una pizca de pimienta.
 
Nuestro inconformista pato quiere improvisar, pues piensa que una pizca de pimienta no vendría mal a la sopa.
En este cuento debemos estar atentos a las ilustraciones, preciosas y tiernas, para comprender qué le ocurre al pato. Dejarse influir por la publicidad, más o menos directa, hacer caso de las indicaciones de los mayores, no separarse del adulto... ¡Qué complicado es aprender a hacerse mayor!

Fantástica fábula donde nada es porque sí. Desde los pequeños insectos, acertado homemaje a Pepito Grillo, hasta los imponentes edificios de la ciudad, nos están dando mensajes a mayores y pequeños. Ilustración deliciosa, tanto como el texto, la segunda historia de esta coleccion de Helen Cooper. Perfecta para formar parte de tu biblioteca.
Acaba bien, pero no os diremos cómo.
Destacamos 
Para los pequeños transgresores, con iniciativa y empuje. No se trata de cortarles las alas, sino de escucharles, acompañar y aconsejar. La experiencia personal es muy importante para aprender.

Recursos relacionados